{ InicioSobre mí TwitterTumblrInstagramFacebook PáginaFotos }

miércoles, 27 de julio de 2011

Nunca más te voy a dejar ir.

.
No sé muy bien como llegue a donde estoy ahora, cambié demasiado en este tiempo; pero no es que no se quien soy, sé más que nunca quien soy. Todo este tiempo estuve creando un nuevo yo, muy diferente al anterior, pero sigo siendo yo. Siempre hablé de encontrar eso que me dé ganas de vivir, encontrarle un sentido a mi vida; decía que mi vida no tenía rumbo, que no iba a ningún lado. Que tenía que "encontrarme" a mi misma. Pero la vida no se trata de encontrarse a uno mismo, sino de crearlo. El problema está en que siempre que hay cambios, algo se tiene que perder. Y yo perdí tantas cosas en el camino; muchas se fueron por su cuenta y simplemente las dejé ir. Una vez se me fue una de las últimas personas que pensé que perdería. Esa persona que siempre trató de hacerme feliz desde que me conoció, que nunca me desilusionó, que siempre estuvo al lado mío, que siempre me defendió, me cuidó y me contuvo. Alguien quien apareció en un momento clave de mi vida, cuando estaba con la vida en contra. Te amé como pude, y nadie me amó mejor que vos. Amé todo de vos; para mí hay varias formas de amar, y esta que sentí por vos fue la más sana y pura. Me hacía feliz verte reír, escuchar tu risa, verte dormir, entre muchísimas cosas más. Cuando estaba con vos me olvidaba de todo, me sentía en paz. Sin vos mi mundo se venía abajo, me tiraba en la cama pensando como iba a hacer para levantarme a la mañana siguiente. Verte desaparecer fue una de las cosas más dolorosas que sentí en mi vida. Dudo que las cosas vuelvan a ser como antes, no pido mucho de vos. Me importa conservarte como amigo, como persona.
Ahora que te encontré de nuevo, nunca más te voy a dejar ir.