{ InicioSobre mí TwitterTumblrInstagramFacebook PáginaFotos }

lunes, 11 de julio de 2011

El final de un capítulo siempre es el principio de otro.

.

Imaginemos la vida como un libro o una serie. Dividamosla en temporadas, capítulos, hojas; cada etapa, situación o problema que se nos presentó puede ser un capítulo. Son una serie de sucesos, errores, equivocaciones que se van repitiendo; depende de cada uno pasar la hoja y avanzar, dejar atrás aquellos errores y buscar la solución. Debemos superar nuestros miedos, pensar bien las cosas y buscar una solución. Por ejemplo, podemos pensar en un amor que no funciona. Es mejor dejar de llorar, de equivocarse, de lastimarse, dejarlo atrás y avanzar, seguir buscando a esa persona que nos haga bien. El final de un capítulo y el principio de otro. Nosotros vamos escribiendo nuestra propia historia.