{ InicioSobre mí TwitterTumblrInstagramFacebook PáginaFotos }

domingo, 4 de septiembre de 2011

Cicatrices.

.
Miró las cicatrices en sus brazos una vez más, las acarició y se preguntó por qué seguía haciéndose daño. Pero no halló ninguna respuesta que haga que deje de hacerlo. En cada una de ellas había una historia; hoy puede ver en su piel todo lo que vivió y logró, de alguna forma, superar. En ellas había algo que le gustaba y le daba placer. Sabía que no era normal, ni lo mejor que podía hacer, pero aún así seguiría haciéndolo. Porque le da una satisfacción y una calma que ninguna otra cosa le da.