{ InicioSobre mí TwitterTumblrInstagramFacebook PáginaFotos }

jueves, 20 de diciembre de 2012

THE END

.
Escribieron en una hoja la vida que querían. No importaba si el mundo terminaba, ellos querían morir con su fantasía de haber vivido mucho más. Cada uno relató una historia. Nadie nunca iba a saber que decía en cada papel, ni ellos iban a saber que decía el del otro. Apenas terminaron, se miraron y juntos quemaron su historia en una vela, en la única vela que iluminaba ese cuarto. Se tomaron de las manos, apoyaron sus frentes y se miraron durante casi un minuto, un minuto casi eterno. Para ambos, ese momento significaba todo. Juntos soplaron la vela, haciendo volar por el cuarto la ceniza y los restos de aquellos papeles. Se dieron un beso suave y se acostaron juntos. Entre algunas lágrimas, ella se recostó en su pecho y abrazó su cuello. Él la enredó con su cuerpo y la acarició hasta dormir.
Todo se volvió nada. Todo terminó. Pero ellos durmieron eternamente con esa vida en su cabeza. Por más que hayan muerto en ese instante, todo lo que habían imaginado, era realmente para ellos su final.

Ambos construyeron juntos una historia. Juntos lucharon contra todo para poder estar juntos, terminaron con sus estudios, consiguieron el trabajo de sus sueños, formaron la familia que siempre quisieron juntos, tuvieron esa vida que tanto querían y murieron de la misma forma, juntos, en una cama, pero de viejitos.
- Juntos durmieron, murieron y vivieron eternamente. -

martes, 11 de diciembre de 2012

Hoy y para el resto de nuestras vidas.

.
Verte apenas, ya sea tu sombra o tu lejano reflejo en un espejo, ya me provoca millones de sensaciones. A medida que te vas acercando todos mis sentidos y sensaciones se confunden, dejándome completamente muda y sin saber que hacer; muero por hablarte, por abrazarte, por contarme millones de cosas y no sé por dónde empezar. Amo ese segundo en el cual te das vuelta y me das una sonrisa, de esas que tanto extrañaba. Me hace tan feliz ver que vos también me querés.
Pasaron más de dos años y me duele saber que más de la mitad de ese tiempo estuve ausente. No fui lo suficientemente buena con vos, pero te juro que eso va a cambiar. Por eso estoy volviendo, para demostrarte que estoy decidida a mantener la promesa que te hice. Voy a aprovechar cada segundo que esté con vos, porque te extrañé cada vez que no estuviste. Vuelvo porque cuando te acercas a mi, siento de nuevo esas mariposas en la panza y ese temblor en las piernas.
Tal vez ya es hora, tal vez ya llegamos a ese punto que tanto esperábamos o tal vez no. Da igual; que vengan los años, no me importa. Ya pasaron varios y ninguno pudo derribarnos. Habremos tenido nuestros altos y bajos, pero siempre logramos dejar todo eso de lado.
- Cualquier parecido con la realidad, puede o no, ser coincidencia -