{ InicioSobre mí TwitterTumblrInstagramFacebook PáginaFotos }

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Es todo tan confuso.

.
Acá estoy, al lado tuyo. Todo es tranquilo, se cruzan muchas miradas. No sé si estamos discutiendo o riéndonos. No logro comprender las palabras que salen de tu boca, todo es muy confuso. A mi boca se le olvida lo que quise decir. Hablo sin darme cuenta y de golpe reacciono, pero vuelvo a adormecerme a los pocos segundos. Veo que te vas, me quedo sola. Empiezo a sentir miedo, nada es lo que parece, nada es real. Las voces y los ruidos dan vueltas en mi cabeza, no me dejan pensar con claridad. Siento ganas de salir corriendo, pero apenas puedo ver; las lágrimas que siento caer de mis ojos no me dejan tranquila. Ya no sé quien soy. Supongo que ya es hora de volver a casa.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Alguien que se quede, por favor.

.
Nunca sentí que tenía un hogar. No sé si es porque nunca me quedo el tiempo suficiente como para hacerlo, o son los demás, que se van. Por qué me cuesta encontrar a alguien que quiera quedarse? La promesa de "siempre voy a estar" es, para mí, una de las mentiras más grandes. Nada se queda, en algún momento todo se va. Por suerte algunas cosas siempre quedan presentes en uno mismo. Me conformo sabiendo que yo siempre voy a estar; todo y todos pueden desaparecer, pero siempre voy a ser yo misma la que me acompañe a seguir, a seguir buscando donde quedarme.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Se terminó.

.
La verdad que no te entiendo. Ya no entiendo nada. Nada es claro, todo es confuso, cada vez más. Pero algo queda muy claro: esto ya no tiene arreglo (siempre me costó tanto ver eso). Espero algún día poder entender que ya está, que esto se terminó; y no ahora, sino hace mucho, sólo que no supimos ver el final del libro y seguimos escribiendo esta historia en la nada. Creo que te dije mil veces todo lo que daría por vos, parece que nunca te importó. Estar parada en frente tuyo, sintiendo un nudo en la garganta, lágrimas recorriendo mi cara, temblando de frío y miedo, sin que me importaran todos los que nos miraban, escuchando palabras horribles saliendo de tu boca, viendo con mis propios ojos el final de todo lo que alguna vez fuimos; fue una de las cosas más horribles que viví. Está más que claro que nunca vamos a volver a estar juntos, cada uno va a seguir su camino, su historia, su vida, y listo. Nos falta mucho por vivir, muchas personas por conocer, y aunque ahora crea que no pueda hacerlo, otras personas para amar. Vamos a seguir aprendiendo. Fuimos ese amor que te marca mucho, después de esto quedó marcado un antes y un después en nuestra vida. Cambiamos juntos mil aspectos de nuestra forma de ser, maduramos juntos, crecimos juntos. Aprendimos a amar, nos enseñamos juntos. Supongo que ambos sabemos que aunque siga la vida y estemos con otras personas, nunca, nunca nos vamos a olvidar.

martes, 20 de septiembre de 2011

Peleando conmigo misma.

.

Miró mis cicatrices y me preguntó como me las había hecho. Le contesté que fue en una pelea. Me miro por un rato largo y me preguntó con quién había sido la pelea. Conmigo misma, contesté.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Por primera vez, a alguien le importa.

.
I was perfectly happy killing myself, but then you asked me to try.. and for the first time in my life it felt like someone actually gave a shit, and that person was worth trying for.
- Chris Miles (Skins)


Les juro que nunca me identifiqué tanto con una frase. Estuve durante mucho tiempo haciéndome daño de diferentes formas, nunca me importó que me pasaría en el futuro. Mi vida la imaginaba como.. no sé, creo que simplemente no me veía futuro alguno. Cuesta bastante imaginarse a uno mismo de grande, es algo que va cambiando, lo que vemos de nuestro futuro va cambiando, ya sea por nuestro estado de ánimo, como nos está yendo con los estudios, situación sentimental, etc. Y bueno, muchas veces vi que mi vida no estaba bien, por lo tanto, no le vi un buen futuro, y no me importaba mucho que me pudiese pasar. Seguramente es "temprano" para decir esto, tengo 16 años nada más, recién empiezo a entender cosas básicas de la vida, y me falta mucho más. En fin, lo que quería decir, es que sentía que no tenía nada, que nada no tenía sentido, me daba igual como fuese mi futuro. Pero ahora encontré gente que me quiere en serio, que me ayuda cada día a estar bien, que me pidió que por favor mejore, que me cuide más, que siga. Y como dice la frase, estaba feliz y tranquila haciéndome daño, hasta que me pidieron que intente mejorar. Y es la primera vez que siento que a alguien en serio le importa, y son personas por las que vale la pena seguir intentando. No hay nada más alentador que tener a alguien a quien querés preocupándose por vos.

domingo, 11 de septiembre de 2011

El perfeccionismo es una muerte lenta.

.
No soy perfecta; agradezco no serlo. Siempre trato de aprender de cada error, nunca me arrepiento. Las cosas pasan por algo, si yo cometí un error, fue porque no estaba lista. Además, si fuésemos perfectos, si todo lo que hiciésemos fuese perfecto, si todo ocurriese como nosotros planeamos ¿no nos aburriríamos? Toda nuestra vida sería una constante repetición infinita de los mismos resultados. Cuando cometemos un error aprendemos algo nuevo, nos ocurre algo inesperado. Supongo que algún día aprenderé de todos mis errores y creceré.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Él se fue una vez más.

.
Y así él desapareció. Y ella llorando, sentada en su cama, apoya el cigarrillo en sus labios y piensa "Por qué es tan fácil para él entrar y salir de mi vida cuando yo no puedo sacarlo de mi cabeza por un puto segundo?". Aspira su última pitada, más larga y profunda que las demás; apaga el cigarrillo y se va a dormir.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Cicatrices.

.
Miró las cicatrices en sus brazos una vez más, las acarició y se preguntó por qué seguía haciéndose daño. Pero no halló ninguna respuesta que haga que deje de hacerlo. En cada una de ellas había una historia; hoy puede ver en su piel todo lo que vivió y logró, de alguna forma, superar. En ellas había algo que le gustaba y le daba placer. Sabía que no era normal, ni lo mejor que podía hacer, pero aún así seguiría haciéndolo. Porque le da una satisfacción y una calma que ninguna otra cosa le da.