{ InicioSobre mí TwitterTumblrInstagramFacebook PáginaFotos }

sábado, 12 de noviembre de 2011

Enseñame suavemente como volver a respirar.

.
Ella está ahí nomás, y duda. Tiemblan sus pensamientos. Comienzan a pasar por su cabeza miles de cosas, que no logra descifrar. Se confunde y vuelve a dudar. Su corazón estaba más asustado que ella misma; acelerándose como loco con cada segundo que pasaba. Ya se le olvidaba como respirar, como mirar, como pensar. Él se acerca abrazándola, lentamente la apoya sobre la cama y la besa. Es entonces cuando ella encuentra un momento de paz. Mirándolo, observando y rozando cada centímetro de su piel. Eso es la felicidad para ella; amar y sentirse amada. Se sentía feliz así, dándole a él todo lo que ella es.
Sólo iluminaba la luna, asomando una luz tan suave que apenas dejaba ver. Lo miró a los ojos hasta que ambos los cerraron. Se sentía la respiración de ambos, lentamente calmandose. Se quedaron dormidos, y así despertaron, juntos, enamorados. Más allá de cualquier otra cosa, más allá de ella y él, ahí están, juntos.